Techos resistentes al fuego

Techos
Placas

En la protección pasiva contra fuego, un techo se define como un revestimiento más una estructura de soporte, incluidos cuelgues, fijaciones o cualquier material de aislamiento. Generalmente, los techos no son considerados como elementos estructurales sino como una superficie acabada que oculta la parte inferior de la estructura del techo o el piso de una planta superior.

El techo puede estar anclado directamente a una estructura, suspendido o ser autoportante. El objetivo de un techo en protección pasiva contra fuego es contribuir a la compartimentación horizontal de un edificio o de un área determinada.

La compartimentación horizontal es de mucha importancia ya que evita la propagación del fuego y de los gases calientes desde un piso a otro, dando tiempo a las personas presentes en pisos superiores de abandonar el edificio de forma segura.

¿Cómo escoger la protección correcta para cada techo?

Existen varias configuraciones de techos, con diferentes alcances y usos previstos, que pueden aumentar la seguridad de un edificio. La elección correcta se basa, en primer lugar, en la clasificación de protección contra incendios necesaria para el compartimiento y en la función del techo (contribución a la resistencia al fuego de un elemento existente o techo con clasificación de resistencia al fuego), pero también en aspectos acústicos y estéticos. 


Como regla general, el techo debe estar instalado tal y como se describe en el reporte de clasificación o documentos de ensayo de fuego, incluyendo el sistema de suspensión, cuelgues y las fijaciones a usar. Además, se debe considerar que el área a usar por luminarias, otros equipamientos y el área máxima ensayada para aberturas los cuales no deben exceder del descrito en el documento oficial. En otras palabras, si el certificado del techoa aplicar en su proyecto fue ensayado con una luminaria cada 10 m2, la misma proporción debe ser respetada en la instalación final, por lo que si el certificado no indica uso de luminarias u otras perforaciones éstas no deben ser realizadas.
 
Techos

Tipos de techos resistentes al fuego

Techos
Los techos pueden conformarse con placas continuas para revestir un techo, o como techos inspeccionables compuestos por placas más pequeñas de 600 mm x 600 mm ó 600 mm x 1200 mm; estos pueden estar constituidos por una sola placa o por una configuración de distintos elementos como placa, lana mineral, etc. 

Esencialmente, hay cuatro tipos básicos de techos a ser utilizados como parte de nuestra estrategia de protección contra el fuego:

Techos incombustibles o de baja combustibilidad

El principal propósito de un techo es evitar la propagación de las llamas hacia el techo y limitar la contribución de carga combustible en el compartimento expuesto.  

Los materiales de cerramiento del techo se clasifican de acuerdo con los estándares de “Reacción al fuego”. La Reacción al Fuego se relaciona estrechamente con la combustibilidad e inflamabilidad de un material y cómo éste contribuye al crecimiento del incendio. 

Considerando lo anterior, la mejor clasificación al fuego que se puede tener es “no combustible” (como A1 según Euroclase o estándar similar). El sistema de clasificación de la UE para la fabricación de productos de acuerdo con la norma EN 13501-1 contiene 7 clasificaciones (A1, A2 y B hasta F) basadas en varios ensayos y en lo que se denomina un “escenario de referencia”. 

Estos materiales o productos no contribuyen a la estrategia de protección pasiva contra incendios, sin embargo, pueden ser considerados como parte de la estrategia de “prevención de incendios”. 

Los techos que se clasifican sólo por su reacción de fuego, no pueden ser usados para incrementar la resistencia al fuego de los elementos compartimentadores. Los techos usados para la protección contra incendios pueden ser incombustibles y combinar la “protección contra incendios” y la “prevención de incendios”.
 

Techos suspendidos que contribuyen a la resistencia al fuego de los elementos que soportan la carga (sistemas de protección)

Estos techos tienen la habilidad de contribuir a la resistencia al fuego hasta 1 hora, 2 horas o más (R60 – R120). Más específicamente, la resistencia al fuego del elemento de carga portante es protegido por la membrana que aparentemente es un techo; éste puede ser clasificado basándose en la temperatura alcanzada dentro de la cavidad o en el elemento estructural específicamente. (en Europa el estándar de ensayo es EN 13381-1). 

Estos tipos de membranas son usados principalmente para la protección de vigas de acero estructural que soportan losas o entrepisos de hormigón o, en algunos casos, entrepisos de madera. 

La ventaja de este tipo de membranas es que están compuestas de materiales protectores, entonces pueden ser usadas para proteger diferentes tipos de elementos de carga estructural, con una amplia gama de aplicación directa. La contribución de la resistencia al fuego es sólo válida si el sistema es instalado exactamente como fue construido en el ensayo de fuego incluyendo el sistema de suspensión, cuelgues, anclajes, encuentro contra muros y perímetro, juntas y material de tratamiento de juntas.
 

Techo como componente constructivo con clasificación de incendio

Estos techos se consideran como parte de todo el sistema (tejado/losas + techo) y la clasificación de fuego es válida sólo para toda la construcción de carga portante (idéntica o similar a la ensayada). Por lo tanto, la clasificación la obtiene todo el sistema, que es la estructura de soporte o del techo/losa, así como el mecanismo de suspensión o fijación y finalmente, la membrana o techo más bajo. 

En este caso, el techo se define como "revestimiento más cualquier marco de soporte, incluidos colgadores, fijaciones y cualquier material de aislamiento".

El techo se puede unir directamente al elemento estructural, suspenderse de él o ser autoportante. Si está suspendido, es extremadamente importante la altura de la cavidad (el espacio entre la cara superior del techo y la parte inferior de cualquier piso, techo o su estructura de soporte) que debe ser al menos tan alta como la que se probó; es posible aumentarla, pero no disminuirla. 

Se prueba la integridad, el aislamiento y la capacidad de carga (REI) del sistema completo del techo, y con respecto al elemento estructural del edificio. Los momentos máximos y las fuerzas de corte no deben ser mayores que los probados. 

No se puede agregar material combustible o aislante a la cavidad, a menos que se haya incluido la misma cantidad (en términos de carga combustible) en el ensayo de fuego. 

En Europa, estos sistemas de techo o piso se prueban de acuerdo con la norma EN 1365-2. 

Típicamente, tales sistemas logran hasta 120 minutos de resistencia al fuego (REI 120) o hasta 180 minutos (REI 180) para losas de hormigón. 

IMPORTANTE: La contribución a la resistencia al fuego solo es válida si el sistema se instala exactamente como en las pruebas de fuego, incluido el sistema de suspensión, las uniones entre la membrana y las paredes, juntas y materiales de unión.

Techos independientes

El techo se define como "un elemento sin carga de una construcción, diseñado para proporcionar separación horizontal de fuego", éste cuenta con una calificación de resistencia al fuego independiente y se usa para proporcionar protección contra ataques de fuego desde abajo y/o arriba. En otras palabras, estos techos poseen una resistencia al fuego intrínseca, independiente de cualquier elemento de construcción por encima de ellos. 

Los techos independientes pueden ser suspendidos por cuelgues o fijados directamente a un marco (construcción de soporte) o ser techos autoportantes, y el sistema completo (techo+ componentes de suspensión / fijación) son necesarios para proporcionar un rendimiento de integridad y aislamiento, independiente de la construcción del piso de soporte (generalmente EI 60 o EI 120). 

Estos sistemas de techo permiten la protección hacia o desde los elementos o servicios contenidos dentro de un espacio o cavidad. Más específicamente, éstos deben proteger del fuego los servicios en el espacio vacío en la habitación o corredor; igualmente, la resistencia al fuego puede ser necesaria para proteger el corredor (o parte inferior) de la quema de cables eléctricos y otros servicios ubicados dentro del techo suspendido. 

Como pueden actuar como una partición horizontal, también proporcionan protección contra incendios a cualquier elemento de carga que esté encima de ellos, donde la exposición al fuego puede venir desde abajo. 

La clasificación de resistencia al fuego solo es válida si el sistema se instala exactamente como en las pruebas de fuego, incluido el colgante (sistema de suspensión), las uniones entre la membrana y las paredes, juntas y materiales de unión. 
 
Contacte-con-nosotros

TE AYUDAMOS CON TU PROYECTO

Contacte-con-nosotros

¿Tienes más preguntas o no estás seguro de qué pintura intumescente debes elegir para su proyecto?

¡Póngase en contacto con nuestro departamento técnico ahora!

SOLICITE AYUDA A NUESTRO DEPARTAMENTO TÉCNICO >
Techo

CONOCE NUESTRAS SOLUCIONES PARA TECHO

Techo
Conoce todas las soluciones que tenemos en Promat para la protección de techos contra incendios, haciendo click AQUI